Son las 8:30 de la mañana, miércoles. Me quedé dormido. La noche anterior había salido de fiesta. El día de hoy me espera una jornada agotante a más no poder. Me encuentro trabajando en un proyecto que consiste en combinar mis dos pasiones: la fotografía y los deportes de montaña, en este caso la escalada en roca.
Quedé en reunirme con dos amigos de mi grupo de escalda, a su vez ellos llevarían a otros cuantos para ayudarme con el proyecto. En total somos siete. El pueblo de Contreras es nuestro punto de reunión.  El clásico jugo de naranja recién preparado no podía faltar, acompañado de un pan de muerto, muy ad hoc a las fechas.
El reloj marca las 9:30, apenas llegué puntual, Adrian y Eli ya me esperaban en el puesto de jugos, Armando y sus acompañantes venían un poco retrasados, acordamos vernos en la roca. cómo se le dice entre los que practicamos este deporte.
Una carretera de dos carriles llena de curvas nos conduce al “Cuarto y Medio Dínamo”, bueno, a la vereda que tendremos que caminar por cuarenta minutos para llegar a él. Al arribar a la pared, procedemos a preparar el equipo, revisarlo por razones de seguridad y alistarnos. Las rutas de hoy son un poco difíciles, las graduaciones van desde el 11c al 13b, tomando en cuenta que una ruta relativamente fácil es un 9a, y la más difícil que se ha escalado sería un 15c, las rutas de hoy tienen nivel de dificultad considerable.
Adrian arma la primera ruta e instala un sistema de cuerdas en el que yo me podré desplazar verticalmente para poder fotografiarlos mientras escalan.
Después de una hora, y dos rutas escaladas, la segunda mitad del grupo llega a la zona, se habían confundido de vereda lo cual hizo que se retrasaran. aunque al llegar no perdieron el tiempo y comenzaron a subir.
Mezclar estas dos disciplinas fue altamente satisfactorio para mi, inspirado por fotógrafos como Jimmy Chin y Corey Richards me llevaron a querer retratar este mundo de emociones, caídas, esfuerzos y sobre todo de recompensas, ya que pocos logran ver el mundo desde esta perspectiva y es justamente lo que me motiva a difundirlo, además de invitar a las demás personas a acercarse a este maravilloso deporte. Siempre respetando la naturaleza.
A continuación una pequeña muestra de los resultados de ese día de muertos:
Un agradecimiento especial al equipo que me acompañó, en especial a Adrian Haro (@adrian_haro) Eli Casares (@elicasares) y Baudilio Matute (@esematute).
Back to Top